Folletos

0,00

Los folletos son la mejor manera de promocionar tu empresa y tus productos. Vistosos y de tamaño pequeño (A6, A5, A4 y 10×21 cm.), puedes incluir fotos e información y dejarlos en sitios estratégicos o llevártelos a ferias y otros eventos… ¡Elije el tuyo!

Descripción

Tamaño:

A6 (10,5×14,8 cm. )

A5 (14,8×21 cm. )

A4 (21×29,7 cm. )

10×21 cm.

Horizontal o vertical.

Estos son los tamaños más habituales, dependerá de la cantidad de texto y fotos que quieras incluir escoger uno u otro tamaño. El formato estrella es, sin lugar a dudas, el A5. El 80% de nuestros clientes lo prefieren.

Pincha aquí para ver la comparativa de tamaños.

Color:

Impresión a todo color. Es mucho más vistosa, resalta tu logo, las fotografías llaman más la atención, etc.

Caras:

Pueden ir impresos por 1 o 2 caras, dependiendo del efecto que quieras conseguir y la cantidad de información que tengas.

Tipo de papel:

Los papeles elegidos son estucado brillo y mate. Los estucados tienen un tacto suave. El gramaje favorito es el de 135 gr. en versión brillo. Pero si quieres darle un puntito más de calidad a tu trabajo puedes elegir el de 150 gr. Estos mismos tienen su versión en mate.

Acabado:

Estos folletos no tienen ningún acabado especial. No van laminados.

Uso de los folletos:

Los folletos son la mejor manera de promocionar tu empresa y tus productos. Vistosos y de tamaño pequeño (A6, A5, A4 y 10×21 cm.), puedes incluir fotos e información y dejarlos en sitios estratégicos de tu empresa o en empresas relacionadas con el sector o llevártelos a ferias y otros eventos de este tipo.

Contenido del folleto:

Deben llevar el logotipo de la empresa, dirección, teléfono, e-mail, web, código QR,… Aquí es recomendable que incluyas los productos o servicios que ofreces, o al menos, los más destacados. En caso de tratarse de una oferta o promoción especial debe resaltar la oferta, el nombre de tu empresa y el contacto para que el cliente pueda comprar tu producto. También es importante incluir las condiciones de esa oferta, es decir la “letra pequeña” para que el cliente sepa a que está sujeta.